Pese al enfado italiano, OPAs y cooperativas respaldan que se cierren fronteras

Xylella fastidiosa

Xylella fastidiosa

Cooperativas y organizaciones agrarias defienden que Bruselas establezca cordones o barreras sanitarias para impedir que la bacteria «xylella fastidiosa», que esquilma grandes extensiones de olivar en Italia, llegue a España, país que tiene la mayor superficie y producción mundial de aceite. Cerca de un millón de árboles han muerto en el sur de Italia, donde hay 250.000 hectáreas acordonadas, explican a Efeagro fuentes del sector agrario, que recuerdan que esta bacteria también supone un riesgo para cítricos, frutales, almendros o viñas, y que hay 312 plantas, muchas de ellas ornamentales y habituales de la jardinería, que pueden ser «huésped» de ella. El presidente del Comité Consultivo de aceite de oliva y aceituna de mesa de la Unión Europea (UE), Rafael Sánchez de Puerta, ha avanzado que la «xylella fastidiosa» estará en el orden del día de una próxima reunión de este organismo, prevista para el 5 de junio, si bien Bruselas ya está analizando medidas actualmente.

      Sánchez de Puerta, a su vez máximo responsable de aceite en Cooperativas Agro-alimentarias, ha destacado que lo normal ante una situación como ésta es que la Comisión esté teniendo ya reuniones para analizar posibles barreras sanitarias y la eventual prohibición de comercializar con material vegetal procedente de zonas afectadas -como ya promulgó Francia-, aunque a Italia no le guste esta idea.

Apuesta por un cordón similar a cuando hay una infección ganadera

     Serían cordones similares a los que se ponen en marcha cuando hay una infección ganadera para impedir su expansión, ha señalado.

      «No sé si todos los esfuerzos en investigación están hechos, pero la lucha es muy complicada porque son muchísimas las plantas huésped», ha afirmado; de momento, lo único que se puede hacer son las barreras sanitarias» para evitar que la bacteria llegue a más países, una decisión que tendrá que adoptar la UE y, si no lo hiciera, España.

     «El problema ha tomado un dimensión importante en la UE», ha indicado Sánchez de Puerta, quien aboga por que se analicen «qué protocolos han fallado, porque han fallado», para que la enfermedad del olivo llegue a Italia y cause todos esos daños.

ASAJA recuerda que ya se ha detectado casos en olivos para jardinería en Francia

     Desde ASAJA-Córdoba vienen alertando en los últimos meses a las distintas administraciones y a los agricultores de los estragos que está causando la plaga en Italia; urgen al Gobierno a que cierre sus fronteras a las importaciones de material vegetal de zonas afectadas, lo que serviría además de «llamada de atención» para concienciar a todos de los posibles riesgos.

     Fuentes de la organización han resaltado que en Italia hay 250.000 hectáreas bajo un cordón de protección y miles de olivos se están arrancando, y que, a pesar de ello, ha llegado a la zona de Brindisi, saltando el límite de seguridad trazado en el país.

     En Córcega (Francia), se ha detectado recientemente la bacteria en olivos para jardinería en grandes superficies y ahora en material vegetal ornamental en París, ha precisado ASAJA Córdoba, que ya denunció el año pasado la entrada por Holanda de plantas de café infestadas.

COAG cree que el veto a las plantas italianas está justificado y no causa daños económicos

      Por su parte, el secretario general de COAG Jaén, Juan Luis Ávila, ha planteado que, ante una alerta como esta, la UE debe actuar para limitar el material vegetal de Italia que se puede comercializar fuera, lo que no debería ser un grave problema para ellos porque tampoco son tan importantes las transacciones.

     «Las respuestas deben de ser coordinadas por la UE y no implantadas Estado por Estado», según Ávila, quien reclama que «se pongan las medidas de control de máximo nivel que permitan que no llegue aquí la enfermedad bajo ninguna circunstancia».

     Ávila ha resaltado su «gran preocupación» por la bacteria que asuela Apulia, y por los estragos que provocaría si llega a España, donde la superficie de olivar es más continua que en Italia, con muchas hectáreas que se suceden en Jaén, Córdoba, Granada o Málaga.

UPA cree que no «hay que perder ni un segundo en tomar medidas»

    «Cuando empiezas a ver los efectos en otros sitios y la falta de medidas para intentar controlarlo, la preocupación va en aumento», ha declarado, por su parte, el experto en olivar de UPA David Erice.

     Para Erice, «no se puede perder ni un solo segundo más en establecer medidas de control» por parte de la UE, porque las medidas unilaterales de un sólo país no servirían como respuesta.

     «Son necesarias actuaciones rápidas y coordinadas» para frenar la expansión de la bacteria y no llegar a situaciones como las que soporta Italia, donde se están arrancando superficies de olivos afectados, medida que es «como matar moscas a cañonazos», ha dicho.

     UPA pide que se adopten las medidas de prevención que sean necesarias, también en el comercio de plantas ornamentales, para evitar que la plaga entre en España y haya que arrancar olivos -u otras especies- y no tener que entrar en otro debate posterior sobre «quién paga estas pérdidas» y, al final, «ver que no hay fondos suficientes» en la UE.