La victoria del PSOE en Andalucía se deberá transformar en una futura Ley Agraria

Era el primer compromiso electoral de su programa, junto con la apuesta por la agricultura ecológica

susana-diaz-psoe

Aunque no ha logrado mayoría absoluta, todo hace indicar que el PSOE seguirá gobernando en Andalucía. Y desde el sector agrario se vuelve a mirar ya a las promesas recogidas en su programa electoral que ahora deberá cumplir. Y la primera, porque así lo destacaron sus propios dirigentes, será la de iniciar un debate para la creación de una Ley Agraria que «deberá estar sostenida en el consenso». Junto a ello, su propuesta para el campo también recoge 25 medidas a la agricultura, definida como un sector que «impulsa el crecimiento» de la Comunidad. Por contra, la derrotas de PP e IU dejarán en el cajón del olvido el plan ‘renove’ propuesto por los populares o el Banco de Tierras de IU.

       A la espera de comprobar si el nuevo Gobierno que encabece Susana Díaz va a provocar cambios al frente del Departamente de Agricultura, donde Elena Víboras ha logrado tanto críticas como elogios en su gestión,  la responsabilidad  inicial va a recaer sobre el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la ejecutiva regional del PSOE de Andalucía, José Fernández de los Santos, que fue el encargado de defender el programa electoral de los socialistas antes de los comicios.

       Y el primer reto está en esa Ley Agraria, definida como «una norma busca dar un nuevo impulso a la mejora de las infraestructuras agrarias, la modernización y redimensionamiento de las explotaciones, al I+D+i aplicado al sector agrario y a la incorporación de jóvenes a esta actividad económica», egún se detalla en el programa. «La media de edad del campesino es muy alta y hace falta meter savia nueva», recalca Fernández, por lo que se va a hacer un «esfuerzo importante» para desarrollar incentivos que animen a los jóvenes a incorporarse al campo.

       Sobre regadío, el PSOE plantea en otra de sus propuestas que se reforzarán «las políticas de inversión en modernización de explotaciones y en el regadío, teniendo como prioridad el ahorro energético». A su juicio, el desarrollo del regadío puede estar en peligro por el elevado coste que tiene aparejado, por lo que «resulta necesario» tomar medidas para reducirlos.

      Fernández remarca otro sector clave, el de la agricultura ecológica «de excelencia» que se produce en la región y que ha hecho de Andalucía una potencia, de ahí que se tenga previsto desarrollar un III Plan de Agricultura Ecológica.

     Como tarea pendiente, una agroindustria que permita transformar mucho más en Andalucía, para lo que han definido un Plan Estratégico de la Agroindustria 2020, con el objetivo de provocar una «profunda renovación» del sector de la mano de la innovación.

      En la otra cara de la moneda, las derrotas también dejan ideas en el camino. Así, entre las más destacadas, no habrá un Plan Renove para la agricultura, tal y como proponía el PP y que debía incluir créditos para la modernización de las explotaciones agrarias y ganaderas, o para maquinaria, el Banco de Tierras Público o la Ley Integral de Agricultura y Soberanía Alimentaria para luchar «contra los márgenes abusivos que están llevando a muchos agricultores y ganaderos a la ruina que defendía IU.